Complejo e inédito concentrar medicamentos


Por Guillermo Pimentel Balderas
International The News
Empresarios de laboratorios farmacéuticos opinan que es confuso crear una “gran farmacia” para distribuir fármacos.
• Además, sería muy costoso pues todo proceso requiere planeación no se puede improvisar de un día para otro, señala AMELAF.
• Juvenal Becerra Orozco, presidente de UNEFARM, encabezó 13 Congreso Nacional Farmacéutico de UNEFARM

En el entendido de que en todo proceso que se tiene que seguir, en el caso de un medicamento, no es que sea confuso pero sí es meticuloso, requiere de una planeación desde su fabricación hasta su distribución para el punto final que es su consumo.
Ante este contexto, Juan de Villafranca, presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de Laboratorios Farmacéuticos (AMELAF), en entrevista con este reportero con relación a lo que se ha considerado públicamente como “una ocurrencia” del presidente López Obrador de querer concentrar todos los fármacos, tanto nacionales como internacionales en una “Magna bodega”, opinó que siente que es algo muy complejo, algo inédito tener un gran centro, de concentrar todos los medicamentos, de una gran farmacia.
“Se ve muy difícil; sin embargo, nosotros consideramos esperar para conocer más a detalle esta propuesta del presidente, como lo piensan instrumentar y en un momento dado estaremos pendientes; pero, definitivamente, es algo complejo y difícil de llevar a cabo en la realidad. Además de que sería muy costoso”.
Remarcó que la industria farmacéutica mexicana quiere ser siempre parte de la solución, en este caso, el desabasto y “estamos para apoyar”.
Insistió en que es un tema complicado y van a esperar para conocer más a fondo y en qué consiste esa propuesta que ya no se ha comentado mucho. “Por lo pronto, ahorita seguimos trabajando y tenemos mucho que hacer”, dijo.


Apuntó que cuando hablamos de planificación , el ciclo para que haya abasto de medicamentos, por ejemplo en el mercado público, primero se tiene que identificar cuáles son los consumos promedio por cada una de las clínicas (de medicina familiar y hospitales) y, una vez que se identifica el consumo promedio, se tiene una idea de lo que hay que comprar. Después, agregó, viene la compra consolidada y, si se hace con tiempo, para reducir la compra directa de emergencia, entonces puede planearse la fabricación y luego, una parte importante, la distribución.
Juan de Villafranca indicó que el punto de partida es que la autoridad, llamase IMSS, ISSSTE y Secretaria de Salud, sepan cuáles son las necesidades, pues al conocerlas, se puede planear y, después que esté ese medicamento en el centro de salud, se debe monitorear cuales empiezan a faltar para no caer en un tema de desabasto.
“Se tiene que considerar en la parte de la planeación las temporadas de verano cuando hace más calor con enfermedades gastrointestinales y, en época de invierno, con los fríos se incrementan las enfermedades pulmonares, gripales, etc. Entonces, cuando hay una planeación se facilita que llegue el medicamento a tiempo y que se compre a buen precio”.
Subrayó que en todo proceso no se puede improvisar de un día para otro. ”Es una planeación que lleva tiempo, por eso es importante que se tomen las medidas adecuadas”.
Preguntó ¿qué pasaría a finales de 2024 y en 2025 si no se toman medidas con tiempo? a lo que consideró que no hay que esperar al próximo gobierno porque, “si no hay medicamentos, de un día para otro no se puede poner mágicamente en todos los lugares… es un trabajo que debe empezar a hacerse desde marzo de 2024 y planear cuales serán las demandas de cada centro, definir bien los procesos de licitación y tener muy bien armado el esquema de distribución y de esta manera se puede tener un ciclo para cubrir la demanda y la necesidad”.
Insistió que la parte de planeación juega un papel fundamental para el abasto de medicamentos… porque la próxima administración del gobierno, llegue quien llegue, deberá tomar medidas anticipadas para que en 2025 no vaya a ver un desabasto. Un medicamento se lleva de tres a 4 meses en su fabricación y empieza a correr su caducidad cuando se entrega (son 2 años de caducidad).
“Nadie fabrica medicamentos para tenerlos en una bodega y ver si se ofrece o se requiere. Siempre se fabrica cuando ya hay una orden de compra, un pedido, cuando hay un programa, por eso, combatir el desabasto con planeación, porque hay certeza para comprar materia prima; es muy importante poder prepararse para que funcione la cadena de suministro para que llegue a su destino final adecuadamente”, afirmó.
Juan de Villafranca fue entrevistado al concluir la conferencia de prensa en el marco de la inauguración del 13 Congreso Nacional Farmacéutico a cargo de Juvenal Becerra Orozco, presidente de la Unión Nacional de Empresarios de Farmacias (UNEFARM), ante diversos liderazgos y especialistas del sector farmacéutico.
Becerra Orozco alertó que, ahora, la delincuencia (organizada) va por analgésicos y antidiarreicos. “La industria farmacéutica observa nuevos fenómenos tras la pandemia y durante el periodo pospandémico, en un comportamiento que originó un escalamiento del mercado ilegal de medicinas, una problemática que en México se estima superó los 32 mil millones de pesos al cierre de 2022”.
El líder empresarial detalló que este comportamiento representa hasta un 3% de incremento respecto a los años de 2020 y 2021, en donde el comercio irregular representaba entre 7 y 8% del mercado farmacéutico mexicano, el cual se estima en alrededor de 300 mil millones de pesos anuales.
“Hay toda una transformación que observamos en el comportamiento global del mercado farmacéutico. Por un lado, los desabastos de diversos medicamentos, adicionalmente, un incremento en la demanda de diversos insumos, esto detonó en un repunte en los robos de distintos fármacos, es decir, la pandemia originó toda una reorientación que la delincuencia aprovechó, por lo que el año pasado el comercio ilegal representó un monto de 10% del valor del mercado farmacéutico mexicano”, explicó.
Becerra Orozco detalló que hay ciertos fenómenos que llaman la atención en la forma de operar en el mercado ilegal: “Hasta antes de la pandemia y durante la pandemia, la generalidad del mercado irregular ponía atención en medicamentos para atender enfermedades crónico-degenerativas, sin embargo, en este 2023 comenzamos a observar mayores casos de falsificación de productos de libre venta como analgésicos, antiinflamatorios, antidiarreicos y antiácidos.
El líder de UNEFARM acotó que estos productos falsificados son de medicamentos e insumos que se encuentran entre el top 50 de los más solicitados por la población, por lo que a pesar de tener precios mucho menores a los de receta médica, son más sencillos de comercializar y más rápidos de desplazar, lo cual se convirtió en un área de interés para la delincuencia.
Ante ello, dijo, es fundamental la labor que están realizando las autoridades sanitarias, en conjunto con los diversos laboratorios nacionales y trasnacionales, así como con las fiscalías federal y estatales, en donde a través de la coordinación, se logran detectar los lotes irregulares, se determinan sus características ilícitas y se informa al entorno farmacéutico para estar alertas.
“Es fundamental la coordinación entre autoridades, laboratorios, distribuidores y farmacias, ya que a través de la comunicación horizontal, se permite alertar a la población sobre estos insumos.
Además, resaltar que este comportamiento del mercado ilegal se viene dando a nivel internacional, en donde el uso cada vez más indiscriminado de redes sociales y páginas web momentáneas hace que el mercado ilegal se dispare,
Juvenal Becerra reiteró el exhorto a acercase a sitios establecidos para adquirir medicamentos e insumos para la salud y agregó que dentro del mercado ilegal se han ubicado medicinas falsificadas, muestras médicas, medicamentos robados y medicamentos caducados.
“Son diversos fenómenos que se interconectaron durante la pandemia y el periodo pospandemia, pues ante el crecimiento de la demanda y el desabasto de algunos insumos incluso por situaciones internacionales, crecieron los robos de medicamentos, sobre todo durante el traslado para su distribución en farmacias, es decir, la delincuencia en las carreteras también impactó al sector, en carreteras como México-Querétaro y México-Veracruz”.
De acuerdo con los registros de reportes de medicamentos robados o falsificados recibidos en la Comisión Federal Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), en 2018 se recibieron 26; en 2019, 46; en 2020, 79; en 2021 fueron 187 y en 2022 recibió 218, fenómeno que de acuerdo con Becerra Orozco se espera tengauna retracción gracias a la coordinación entre los diversos niveles de gobierno y el sector farmacéutico, así como por la propia estabilización del mercado en el periodo pospandemia.
El líder de la UNEFARM destacó que en contraparte, el mercado farmacéutico mexicano tiene diversas proyecciones de crecimiento, en un sector que genera más de 120 mil empleos directos y 600 mil indirectos al año. “Hay una estimación de crecimiento anualizado de entre 3 y 4% del mercado mexicano, específicamente el referente al de medicamentos genéricos, en área que incluso va abriendo oportunidad en diversas latitudes de Centro y Sudamérica. La estimación es que al cierre de 2023 se hayan producido en México alrededor de 5 mil 800 millones de piezas de medicamentos genéricos”.
Juvenal Becerra resaltó que el modelo de farmacia independiente mexicano ha generado interés para su réplica en otras naciones, por lo cual recientemente una delegación de farmacéuticos de Chile y de Guatemala estuvo en México para conocer más sobre el sistema punto de venta, el cual facilita un inventario dinámico y eficaz, donde además se interconecta a laboratorios, distribuidores y farmacias, en tecnología que también contribuye a tener un mejor control de procedencia de cada medicamento.
Cabe señalar que el gran ausente a este evento fue Fadlala Akabani, secretario de Desarrollo Económico del Gobierno capitalino.
Cabe destacar que una de las frases mexicanas que más se usan para explicar que no es tan fácil hacer una cosa como se pregona es: “enchílame otra”. Si es en sentido figurativo… es algo así como: ¨Cuéntame otra¨. Y, si es algo que para ciertas personas puede parecer muy fácil de hacer, pero que en verdad resulta complicado o tardado, entonces se dice: ¨Ni que fuera enchílame otra¨. Es decir: “ni que fuera tan fácil¨.
Esto, en relación con la “ocurrencia” del presidente López Obrador al proponer a sus subalternos de salud (y ¿después pasarle la bolita a los lacayos legisladores?) la creación de una “Magna bodega de medicinas”. O sea, quiere crear un Banco de Reserva de Medicamentos en la CDMX (después ser distribuidos en el país) para combatir desabasto. Ojala y alguien le explique al presidente que su idea no es viable, cuando menos en lo que queda de su mandato.
Correo: - delaciudad1951@gmail.com

 
 
CDMX   
¡Tlatelolcas bajo rapiña, delincuencia e insalubridad!
 
Cultura   
“Ángel”, profundiza secretos del narcotráfico en México
 
Deportes   
Raptors en la pelea para la postemporada de la LFA
 
Economía   
¡Excelente que candidatos al GCDMX firmen Acuerdo por un México con Desarrollo Inclusivo!
 
Espectáculos   
Top Gun: Maverick
 
Internacional   
México y Panamá estrecharan relaciones comerciales
 
Política   
Respaldo ciudadano a Sheinbaum y ERA
 
Sociedad   
CDMX a punto del colapso en materia hídrica
 
Copyright Quiquesoft/International The News Agencia de Noticias La información publicada no represanta la opinión de esta agencia ni de sus directivos, es opinión y/o información responsabilidad del autor